Manuel Cancio recuperó las cepas familiares de Bodega Panchín. Su ilusión personal y el compromiso por su tierra consiguieron una cosecha excepcional de blancos y tintos aromáticos y de extraordinaria acidez.